BrasilPolítica

La intensa elección presidencial en Brasil

Los brasileños votan ayer en medio de la más intensa elección entre Bolsonaro y Lula

El conteo de votos está en marcha en Brasil en la primera ronda de la elección más intensa y polarizadas del país en décadas. El bastión de la marea rosa y ex presidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva es favorecido a vencer al titular derechista Jair Bolsonaro.

Mientras las máquinas de votación electrónica eran contadas en una intensa noche del domingo, Bolsonaro miraba como los votos daban ventaja a Lula, indicó la autoridad electoral nacional en su sitio web. Hubo informes de largas filas en los centros de votación que cerraron a las 5 pm de Brasil.

El favorito Luis Ignacio Da Silva, conocido popularmente como Lula, aseveró que se postula para presidente «para que el país vuelva a la normalidad». Después de cuatro años bajo el gobierno del presidente Bolsonaro.

«No queremos más odio, más discordia. Queremos un país en paz«, señaló el expresidente de 76 años, quien busca un regreso después de liderar Brasil de 2003 a 2010. «Este país necesita recuperar el derecho a ser feliz».

Una intensa elección.
Una victoria absoluta agudizaría el enfoque en una intensa reacción de Bolsonaro al conteo, dado que ya cuestionó repetidamente la confiabilidad no solo de las encuestas de opinión, sino también de las máquinas de votación electrónica.

Alrededor de 156 millones de personas eran elegibles para emitir su voto en la más intensa elección de Brasil

Las recientes encuestas de opinión le dan a Lula una ventaja dominante. La última encuesta de Datafolha publicada el sábado encontró que el 50 por ciento de los encuestados que tenían la intención de votar afirman que elegirían a Lula frente al 36 por ciento de Bolsonaro.

El instituto de encuestas entrevistó a 12 mil 800 personas con un margen de error de más o menos dos puntos porcentuales. Vestida con imágenes de Lula, muchos votaban. Mientras, señalaban que la administración de Bolsonaro habría sido «catastrófica» para la inversión en cultura, artes, ciencia y educación. «Estamos viviendo bajo un gobierno bárbaro», indicaban.

Bolsonaro señaló que puede negarse a aceptar la derrota, avivando los temores de una crisis institucional o violencia postelectoral. Un mensaje proyectado en la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro antes de la votación decía: «Paz en las elecciones».

Una intensa elección.
Comparativa de las últimas 6 elecciones.

Bolsonaro votó en Río y comentó que esperaba ganar las elecciones en la primera vuelta del domingo. A pesar de su pobre desempeño en las encuestas. El ex capitán del ejército no confía en los encuestadores, expresando que sus resultados no se corresponden con el apoyo que ve en sus eventos de campaña.

«Si tenemos elecciones limpias, ganaremos hoy con al menos el 60 por ciento de los votos», ofreció Bolsonaro en un video publicado en sus redes sociales. «Toda la evidencia que tenemos es favorable para nosotros. La otra parte no pudo salir a las calles, no hicieron campaña, no tiene aceptación y no tiene credibilidad».

Al igual que varios de sus vecinos latinoamericanos que enfrentan una alta inflación y un gran número de personas excluidas del empleo formal. Brasil está considerando un cambio hacia la izquierda política. Un hecho establecido ya, con los presidentes Gustavo Petro de Colombia, Gabriel Boric de Chile, Pedro Castillo de Perú o Xiomara Castro de Honduras y muchos más. Los líderes de izquierda en la región asumen poco a poco el poder.

Fuente
NYTimesAmbitoTheGuardian

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: