NorteaméricaPolítica

Joe Biden abre un nuevo capítulo para Estados Unidos

Joe Biden, que llega al poder con 78 años tras medio siglo en política, buscar marcar desde el primer día el contraste, tanto en la forma como en el fondo, con el exempresario neoyorquino de bienes raíces.

En un momento de fuerte simbolismo, Mitch McConnell, jefe de los republicanos en el Senado, estará junto a Biden, durante una misa en la catedral St. Matthews en la mañana.

Clima, inmigraciones, relaciones exteriores: en su primeras horas en el Despacho Oval, Joe Biden firmará una serie de decretos que marcarán una ruptura con el gobierno anterior.

La noche del martes, poco después de su llegada a Washington, rindió homenaje, en una ceremonia solemne”, a las víctimas del covid-19, en un visible contraste con Donald Trump que durante meses intentó minimizar el impacto de una pandemia que ha arrebatado más de 400.000 vidas estadounidenses.

“A veces es difícil recordar. Pero esa es la forma de sanar. Es importante que hagamos eso como país”, indicó Biden en un breve y sombrío discurso ante el imponente monumento a Abraham Lincoln.

Acompañado de su esposa Jill, y de Harris, la ex mano derecha de Barack Obama luego permaneció de pie, mientras sonaba la canción “Hallelujah” de Leonard Cohen, ante 400 velas iluminadas alrededor del estanque rectangular en el que se reflejaba el icónico obelisco de la ciudad, un monumento a George Washington.

Joe Biden asume las riendas de un país en un clima muy particular, bajo el efecto combinado de la epidemia de covid-19 y del traumatismo aún fresco por el asalto de cientos de simpatizantes de Trump, incitados por él, al Capitolio, que dejó cinco muertos.

Las medidas de seguridad alrededor de la ceremonia son excepcionales. Unos 25.000 miembros de la Guardia Nacional y miles de policías de todo el país serán desplegados. En señal de la tensión reinante doce de ellos fueron descartadas del dispositivo de seguridad en el marco de una investigación por eventuales lazos con grupos extremistas, indicó el martes el Pentágono.

Sin las multitudes que tradicionalmente llenaban la enorme explanada del “National Mall” para ver a su nuevo presidente, Biden tendrá ante sí más de 190.000 banderas plantadas para representar al público ausente.

Muros elevados, a veces coronados con alambres de púas, protegen la “zona roja”, entre la colina del Capitolio y la Casa Blanca.

Mientras tanto, el martes empezó el proceso de confirmación en el Senado de los ministros designados por el presidente electo, paso necesario para que el gobierno tome forma y comience su marcha ante las numerosas crisis que enfrenta Estados Unidos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: