Tecnologia

La pila que carga tu Iphone en un segundo

Ya se ha desarrollado una superbatería que hará el prodigio.

Uno de los mayores inconvenientes que trae la tecnología de los teléfonos celulares, está relacionado con las baterías y es que desde la introducción de los Motorola DynaTAC 8000x en 1983, aquellos ladrillos cuya batería pesaba algunos kilos y tardaba una decena de horas en cargarse, las baterías han sido la pieza de resistencia de la tecnología de los teléfonos hasta la era de los Smart, pasando por muchas mejoras en sus materiales, tamaños, eficiencia y forma de carga, los acumuladores de los teléfonos han evolucionado junto con los aparatos.

El Dr. James Quach de la Universidad de Adelaida ha planeado usar su experiencia con la mecánica cuántica para construir la primera batería cuántica del mundo, o una súper batería con potencial de carga instantánea en su ayuda ha llegado el Dr. Ramsay Fellow, la más nueva adquisición de la universidad y un experto en física cuántica y ha sido atraído a Adelaida para llevar la tecnología de la teoría a la práctica.

Y por fin se le ha dado luz verde a ambos para investigar y construir una batería cuántica que podría reemplazar a las baterías convencionales que se usan en pequeños dispositivos electrónicos, como los iPhones, Quach dijo que la batería también podría usarse en pequeños dispositivos electrónicos como un reloj, iPad o computadora o cualquier otro producto que dependa de la energía almacenada.

El concepto de la batería se desarrollará en la Universidad de Adelaida y podría permitir que los dispositivos electrónicos se carguen completamente al instante, James Quach dijo que una vez desarrollada, la batería podría cargarse en menos de un segundo, “Entonces, por ejemplo, su teléfono móvil en este momento tardará, no sé, treinta minutos o una hora en cargar con la batería cuántica, cargaría instantáneamente, por lo que revolucionaría la industria de almacenamiento de energía», aseveró el científico, «… lo que quiero decir es que cuantas más baterías tengas, más rápido será el ritmo de carga».

La batería cuántica implica un salto hacia el futuro de los aparatos energizados por acumuladores.

Cuando dos objetos se entrelazan cuánticamente, significa que sus propiedades individuales siempre se comparten, de alguna manera pierden su sentido de individualidad.

Quach dijo, que eventualmente la esperanza sería producir grandes baterías cuánticas que podrían brindar oportunidades para el sector de la energía renovable, pues a diferencia de las baterías comunes, que tardan el mismo tiempo en cargar, no importa cuántas tengas, la teoría es que las baterías cuánticas se cargarían más rápido, mientras más tengas, es decir, «si una batería cuántica tarda una hora en cargarse, dos tardarían 30 minutos, tres tardarían 20 minutos, y así sucesivamente», explicó «Si tuviera 10 mil baterías, todas se cargarían en menos de un segundo».

Esta tecnología sería posible gracias a una característica de la mecánica cuántica conocida como entrelazamiento cuántico, «la mecánica cuántica se ocupa de las interacciones en las escalas más pequeñas, en los niveles de átomos y moléculas: en este nivel se obtienen propiedades muy especiales que violan las leyes convencionales de la física”, y “una de esas propiedades es un entrelazamiento. Cuando dos objetos se entrelazan, significa que sus propiedades individuales siempre se comparten, de alguna manera pierden su sentido de individualidad”.

«Es por el entrelazamiento cuántico que es posible acelerar el proceso de carga de la batería», la

idea de una batería cuántica se discutió por primera vez en un documento de investigación de 2013, y desde entonces solo se han realizado investigaciones teóricas sobre el tema, «El entrelazamiento es increíblemente delicado, requiere condiciones muy específicas, bajas temperaturas y un sistema aislado, y cuando esas condiciones cambian, el enredo desaparece», afirma Quach.

«En términos de plazos, espero demostrar esto en los próximos seis meses y luego intentaré llevarlo más allá al ampliarlo y hacerlo más robusto”, pues «para mí, y creo que la mayoría de los físicos estarían de acuerdo, que una batería cuántica es una de las frutas colgantes más bajas que creo que podemos desarrollar con bastante rapidez y llegar a una etapa en la que se puede usar de una forma u otra, el objetivo a largo plazo es escalar, construir baterías más grandes que respalden las tecnologías de energía renovable al permitir el suministro continuo de energía sin importar las condiciones climáticas: lluvia, granizo o sol», concluye Quach.

Vía
Papersnoticias.com
Fuente
adelaide.edu.au

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: