Estados UnidosMedio Ambiente

Ahora Ian se dirige a Carolina del Sur y Georgia

Desde ayer, Georgia y Carolina del Sur se preparan para un segundo aterrizaje de Ian, que toma fuerza en el Atlántico

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que los vientos máximos sostenidos de Ian aumentaron el jueves a 120 kph. Se centró a unos 380 kilómetros al sur de Charleston, en Carolina del Sur. Ahora, se movió hacia el noreste a 16 kph, un ritmo ligeramente más rápido que el que Florida vio el miércoles.

Se proyecta que la tormenta toque tierra una vez más el viernes por la mañana cerca de Charleston en la costa de Carolina del Sur. Esto provocará una advertencia de huracán para toda la costa del estado.

El ritmo lento de la tormenta aumenta el riesgo de fuertes lluvias. Según la oficina del Servicio Meteorológico Nacional de Carolina del Sur, algunas áreas podrían ver una oleada de hasta 2 metros.

«Si aún no hace planes para la contingencia, esta tarde es el momento de hacerlo», indicó el gobernador Henry McMaster de Carolina. Es posible declarar un estado de emergencia. Pero, mientras se omiten las órdenes de evacuación y se permite que los distritos individuales decidan si cierran las escuelas.

La gira de Ian llega a Carolina del Sur.
La mayoría de las personas continuarán experimentando vientos con fuerza de tormenta tropical alrededor de 90 a 120 kph hasta esta noche.

Carolina del Sur ya está recibiendo el azote de Ian, con lluvias torrenciales y marejada ciclónica

«Creemos, según el análisis de Servicio Meteorológico Nacional y observando lo que está sucediendo en Florida. Todo indica que esta no es una situación en la que necesitemos evacuaciones».

La costa del estado de Carolina del Sur, pasó de «alerta de huracán» a «advertencia» de huracán el jueves por la tarde.

«No veremos toda la fuerza del huracán Ian de la manera en que lo hizo Florida. Podríamos ver fuertes vientos, lluvia, inundaciones repentinas e incluso tornados». Advirtió Directora de Manejo de Emergencias de Carolina del Sur, Kim Stenson.

El gobernador de Georgia, Brian Kemp, hizo lo mismo, declarando un estado de emergencia que entró en vigencia a las 7 a.m. del jueves.

Ya se liberaron recursos para los gobiernos locales dentro del área de impacto de la tormenta, que se espera que vea más de 15 centímetros de lluvia.

Manteniéndose a la vanguardia, los gobernadores de Carolina del Norte y Virginia también declaran estados de emergencia.

Fuente
NHCLive5SanDiegoTruibune

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: