Internacionales

Último buzo en salir de la cueva relata cómo fue el rescate

El rescate se mantuvo sobre todas las adversidades y lograron su objetivo de salvar a los niños y su entrenador

Según relató el último buzo en salir de la cueva, la electricidad y las bombas para sacar el agua dejaron de funcionar, lo que creo pánico y desespero a todos los que se encontraban encerrados en la cueva. Salir de la cueva se había convertido en algo imperativo, relata el último buzo en dejar la cueva en Tailandia tras el rescate de los doce niños y su entrenador.

El martes por la noche, ya se había realizado el último rescate de las cinco personas. De pronto se comienza a escuchar un grito, según cuenta el buzo, grito que se oía desde el  lugar más delicado del recorrido de la salida, una galería tubular en donde había que pasar haciendo contorsiones con el cuerpo.

«El australiano que supervisaba el paso se puso a gritar diciendo que la bomba de agua había dejado de funcionar», explicaba en una entrevista con AFP, Chaiyananta Peeranarong, de 60 años, excomando de la Armada tailandesa.

«Si no se bombeaba el agua en ese lugar sólo se podía salir con una botella de oxígeno», explicó, relatando los últimos instantes de esa dramática evacuación.

Todo fue una pesadilla                                                   

Los últimos buzos se «precipitaron» entonces para pasar por ese lugar en ‘T’, una pesadilla por lo estrecho.

Chaiyananta dejó pasar a sus colegas y salió último. Apenas tuvo tiempo de pasar antes de que el lugar quede totalmente sumergido.



«El agua ya llegaba a la cabeza, casi al punto en que se necesitaba una botella de oxígeno», contó.

El excomando tailandés explicó que la prioridad del equipo internacional de expertos del que formaba parte era asegurarse que los niños no entraran en pánico.

Es por ello que algunos fueron sedados y dormidos como lo muestra un video impresionante publicado el miércoles por la noche por la célula de crisis.

Un riesgo que valió la pena

«Algunos estaban dormidos, otros movían los dedos, atontados».

«Los médicos verificaban constantemente el estado y el pulso», añadió.

«Dijeron a la prensa que los niños debían aprender a bucear. Esos niños no habían ni comido o dormido en días, ¿dónde hubiesen encontrado la energía para entrenarse? Eso era absurdo», criticó.



La célula de crisis aseguró, durante los días de espera antes del desenlace final, que los buzos que permanecían con ellos antes de la evacuación les enseñaban a familiarizarse con el equipamiento para bucear.

«Sólo necesitábamos que supiesen cómo respirar y no entrar en pánico en el agua. Sólo necesitábamos que se sintiesen seguros, que todo iría bien», precisó.

Las imágenes de los niños en camillas, envueltos, transportados por los socorristas o extraídos en tirolesas en la última parte de la cueva son muy impresionantes.

Entre los 13 principales socorristas están los británicos Stanton y John Volanthen, que son los que encontraron a los niños a cuatro kilómetros de la entrada de la cueva. En ese momento el nivel del agua era muy alto, y el grupo aguardaba sobre una roca rodeada de agua.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Verifica también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: