CuriosidadesInternacionales

Bedel gana premio de literatura en la universidad donde trabajaba

Como un libro es resultado de un impresionante alcance creativo, le cambio la vida a Caitriona Lally

Madre soltera que desarrollaba su actividad laboral como bedel en una prestigiosa universidad irlandesa Trinity College, fundada en 1592 por la reina Isabel I, vio cómo su vida cambió totalmente al ganar el premio de literatura de la casa de estudio donde trabajaba.

Caitriona Lally la feliz ganadora del Premio Rooney de Literatura 2018 por su primera novela titulada Eggshells (Cáscaras de huevo).

Lally, quien se levantaba a diario a las 5 de la mañana para llegar a tiempo a realizar sus labores de limpieza en la universidad, sorprendió al resultar ganadora del premio con una prosa “excepcional”.

Dicha premiación se le otorga a nuevos escritores que tienen menos de 40 años,

La conserje se llevó a su casa el reconocimiento, además de 10.000 euros por su ópera prima.

Como “un libro que es resultado de un impresionante alcance creativo” describió el jurado la obra literaria de la conserje, además de “ingenioso, sutil, entrañablemente impredecible” y que “revela la visión artística que distingue a la escena literaria contemporánea de Irlanda”.

El premio llegó en el mejor momento para Lally, quien mientras limpiaba los pisos del recinto universitario no dejaba de soñar con una carrera profesional en la literatura.

“Había tenido un día muy difícil: me levanté temprano para ir a limpiar y regresé a casa agotada para atender a mi bebé, que no quería dormir. Así que escuchar por teléfono ‘ganaste el (premio) Rooney’ fue algo surreal. Parecía no encajar en el día tan malo que había tenido”, confesó Lally.

La mujer había renunciado a terminar de escribir su segunda novela, pues le parecía “en vano”. Pero luego de ganar el premio, ha retomado la confianza que le faltó en los últimos años para concentrarse en su segunda obra, según reseñó el portal Huff Post .

Con el dinero que ganó pagará algunas reparaciones pendientes que tiene en su casa, además de una guardería para su hija para poder concentrarse en su segunda novela, la historia de una mujer que viaja a Alemania para encontrarse con su hermano, de quien se había distanciado hace varios años.

“El sentimiento de que tu trabajo es reconocido no le gana a nada”, aseguró. “Y, bueno, el dinero extra tampoco me vino mal”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: