Estados UnidosPolítica

Biden aumenta la tensión con China y Corea

Estados Unidos y Corea del Sur inician los mayores ejercicios militares en años en medio de amenazas de Corea del Norte y China

Estados Unidos y Corea del Sur comenzaron su mayor entrenamiento militar combinado en años a medida que aumentan su postura de defensa contra la creciente amenaza nuclear de Corea del Norte y China. Los simulacros podrían provocar una respuesta airada de Corea del Norte y China. Mientras estos aumentan la actividad militar, mientras amenaza repetidamente con conflictos con Seúl y Washington en medio de un prolongado estancamiento en la diplomacia.

Los ejercicios llamados “Ulchi Freedom Shield” continuarán hasta el 1 de septiembre en Corea del Sur e incluirán ejercicios que involucran aviones, buques de guerra, tanques y miles de tropas. Mientras que Washington y Seúl describen sus ejercicios como defensivos, Corea del Norte y China, los retratan como ensayos de invasión y los utiliza para justificar su desarrollo de armas nucleares y misiles.

El presidente Joe Biden abrió su viaje a Asia con un enfoque en el sector tecnológico de Estados Unidos, en una planta de chips de computadora Samsung en Corea del Sur. Esta, servirá como modelo de fábrica de semiconductores en las afueras de Austin, Texas.

Si bien el presidente se centró en la economía, con un mensaje dirigido en gran medida a la audiencia estadounidense, las acciones e intenciones de los adversarios de Estados Unidos, China y Corea del Norte, se ciernen sobre su visita a la región.

Aumenta la tensión con Corea del Norte y China.
Mientras, Washington considera seriamente cambiar el nombre de la misión de Taipei a Taiwán. Segura de levantar la ira de China y Corea del Norte, una clasificación reservada solo para los estados nacionales de pleno derecho.

La mirada extraviada de Biden, se fija en Corea del Norte China, sin calcular las consecuencias

Poco antes de que Biden aterrizara en Corea del Sur, las autoridades chinas anunciaron el inicio de ejercicios militares en el disputado Mar del Sur de China. Los simulacros se ejecutan, un día antes de que el presidente se reúna con otros líderes de la alianza estratégica Indo Pacífico conocida como Quad. Un grupo que incluye a Australia, India y Japón, en Tokio.

Las cuatro naciones de Quad comparten preocupaciones sobre el creciente asertividad regional de Corea del Norte y China, con sus fuerzas armadas cada vez más capaces de doblegar a toda la región. Corea del Norte y China ven a la agrupación como parte de un impulso liderado por Estados Unidos para impedir su ascenso económico y político. Con el fin de frustrar sus intentos de intimidar a Taiwán para que acepte su demanda de aceptar el gobierno de Beijing.

El otro elefante en cada habitación que el presidente Biden visitará en Asia, es el programa de armas nucleares de Kim Jong Un. El aislado «Reino Ermitaño» está subiendo la apuesta en su política arriesgada nuclear. Incluso cuando el régimen de Kim lidia con un importante brote de Covid-19. Mientras los misiles ultra sónicos son lo de Chima. Corea del Norte podría estar lista para realizar su primera prueba de armas nucleares en tres años. «Tan pronto como a finales de mes».

Si no es una prueba nuclear, el Norte podría aumentar su ya notable año de lanzamientos de misiles disparando otro cohete de largo alcance. Posiblemente mientras Biden está en la región. Bajo las órdenes de Kim, Corea del Norte probó misil tras misil este año. Todos están diseñados para transportar ojivas nucleares, y algunos son lo suficientemente poderosos como para llegar al continente estadounidense.

Dejando a un lado la tensión militar, la visita de Biden también es un guiño a una de sus prioridades domésticas clave. Aumentar el suministro de chips de computadora. Una escasez de semiconductores el año pasado perjudicó la disponibilidad de automóviles, electrodomésticos de cocina y otros bienes.

La crisis de la oferta causó una mayor inflación que ha paralizado los índices de aprobación pública de Biden. Que produce, que su administración se centre en aumentar la fabricación nacional. Parte de la escasez mundial de chips de computadora es el resultado de una fuerte demanda. Gran parte del mundo ha salido de la pandemia de coronavirus.

Pero los brotes de Covid-19 y otros desafíos también causaron el cierre de plantas de semiconductores. Funcionarios del gobierno de Estados Unidos estiman que la producción de chips no estará en los niveles que les gustaría hasta principios de 2023.

Fuente
CBSCodePink

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: