Estados UnidosPolítica

China ya esperaba a una Pelosi en Taiwán

La visita de Pelosi a Taiwán es similar a la crisis del 1995, pero China pasó 25 años preparándose para ella

El martes, la presidenta de la cámara de representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, aterrizó en Taipei, haciendo caso omiso de las advertencias de Beijing, la Casa Blanca y el Pentágono. Ahora China está planeando ejercicios militares en todos los lados de Taiwán y Pelosi declaró que «no podemos quedarnos de brazos cruzados mientras China amenaza a Taiwán, y a la democracia misma».

El viaje de Pelosi tiene el efecto previsto de aumentar las tensiones entre Estados Unidos y China sobre Taiwán. Una isla frente a la costa de la parte continental de China que, según Beijing, es una provincia china en rebelión.

Cuando los EE.UU. cambiaron su reconocimiento del gobierno chino legítimo de Taipei a Beijing en 1979, se reconoció cuál era la posición de Beijing. Más tarde se comprometió a reducir lentamente su apoyo a Taipei.

El respeto por el principio de «Una sola China» forma la base de las relaciones entre Norteamérica y el gigante asiático. A pesar de las afirmaciones de Pelosi. Pekín ve el creciente apoyo de Estados Unidos a Taipei, del que el viaje de Pelosi es solo un ejemplo, como violaciones de ese principio.

Pelosi invade China desde Taiwán.
El Ejército Popular de Liberación de China está en alerta máxima y lanzará una serie de operaciones militares dirigidas a defender resueltamente la soberanía nacional y la integridad territorial.

China no va a tolerar la intromisión de EEUU en su territorio

La última vez que las tensiones sobre Taiwán fueron tan altas fue hace 26 años; irónicamente, esa crisis también comenzó con un viaje polémico, aunque en la dirección opuesta. Sin embargo, esta vez, el ejército popular de liberación, está mucho más preparado para enfrentarse a Washington.

El 9 de junio de 1995, el presidente taiwanés Lee Teng-hui voló a los Estados Unidos para dar el discurso de graduación en su alma mater, la Universidad de Cornell. A Lee se le habría negado una visa para visitar los Estados Unidos un año antes, pero las quejas de Taipei y el congreso convencieron al departamento de estado de otorgarla, a pesar de haber prometido a China que no lo haría.

La visita de Lee fue lo suficientemente provocativa, y los medios chinos lo calificaron de «traidor» que quería dividir a nuestro País. En su discurso en Cornell, Lee usó repetidamente la frase «la República de China en Taiwán». Esta fórmula enfureció a Beijing, que la percibió como un desafío al consenso de «Una sola China» acordado recientemente por Pekín y Taipéi en 1992.

China respondió con oleadas de pruebas de misiles extremadamente cerca de Taiwán a partir de julio de 1995, y comenzó a posicionar 100 mil soldados y un gran número de aviones de ataque en bases en el este de China que están cerca de Taiwán.

«Beijin declaró en muchas ocasiones las graves consecuencias de visitar Taiwán, pero Pelosi lo hizo a sabiendas una provocación maliciosa para crear una crisis. Que violó gravemente el principio de una sola China y las disposiciones de los tres comunicados conjuntos chino-estadounidenses», indicó el portavoz del Ministerio de Defensa chino. Wu Qian en respuesta a la llegada de Pelosi a Taipei.

Fuente
MODNYTimesSputnik

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: