ColombiaPolíticaVenezuela

Petro y Maduro acuerdan estar de acuerdo

Venezuela y Colombia acuerdan restablecer relaciones diplomáticas

Colombia y Venezuela acuerdan nombrar nuevos embajadores en sus respectivas capitales cuando el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, asuma el cargo el próximo mes. Señalaron las autoridades, en un esfuerzo por reconstruir las relaciones diplomáticas binacionales, después de años de tensión.

La decisión fue anunciada en una declaración conjunta el jueves por el canciller venezolano, Carlos Faria, y el canciller colombiano Álvaro Leyva, tras una reunión en la ciudad fronteriza de San Cristóbal, en donde acuerdan, sí estar de acuerdo.

Leyva leyó un comunicado diciendo que ambos hombres habían «expresado su deseo de avanzar en una agenda de trabajo hacia la normalización gradual de las relaciones bilaterales a partir del 7 de agosto. Y mediante el nombramiento de embajadores, funcionarios diplomáticos y consulares», acuerdan entablar nuevamente relaciones.

También reafirmaron «su voluntad de realizar esfuerzos conjuntos para garantizar la seguridad y la paz en la frontera de nuestros dos países», agregó. Acuerdan trabajar en forma conjunta en solventar problemas acumulados en los últimos años, como el comercio transfronterizo, la migración y el contrabando entre los dos países.

Venezuela y Colombia acuerdan la paz.
Ambos países nombrarán nuevos embajadores cuando el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, asuma el cargo el próximo mes, señalan las autoridades.

Petro y Maduro acuerdan comenzar un nuevo tiempo de paz entre ambos países

Las relaciones entre Colombia y Venezuela se encuentran en un mal momento. La situación es difícil para ambos países durante años, en toda una serie de temas comunes. Incluido un aumento en el número de migrantes venezolanos que cruzan la frontera compartida de los países en medio de una crisis socioeconómica en Venezuela.

La frontera de 2 mil 219 km, es el sitio de enfrentamientos entre grupos armados, incluidos los disidentes del ejército de liberación nacional, ELN y las fuerzas armadas revolucionarias de Colombia, FARC. Eso alimentó las tensiones entre los vecinos, con el presidente saliente de Colombia, Iván Duque, acusando a su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, de albergar a grupos armados.

Maduro demostró que Duque participó en los esfuerzos para derrocar a su gobierno. Duque también se negó a reconocer la reelección de Maduro en 2019, empeorando la brecha diplomática. La disidencia venezolana, usó a Colombia, para emprender tres golpes de estado en territorio venezolano.

Pero Petro, quien se convertirá en el primer presidente de izquierda de Colombia cuando jure el cargo el 7 de agosto, había prometido reparar las relaciones con Venezuela. El ex rebelde, también pidió al ELN que trabaje con el gobierno hacia un cese al fuego, afirmando que “ya llegó el momento de la paz».

Colombia todavía está lidiando con años de violencia armada mortal entre las fuerzas de seguridad del estado, los paramilitares de derecha y los grupos rebeldes de izquierda. Un informe histórico publicado en junio por la Comisión de la Verdad del país encontró que al menos 450 mil 664 personas murieron durante casi seis décadas de conflicto. Un balance que se calificó de «masivo e intolerable».

Fuente
ElPaisPanamPostSwissInfo

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: