Estados UnidosPolítica

Demócratas conservan el control del Senado por otros dos años

Los demócratas conservan el control del Senado por otros dos años gracias a la crucial victoria de Catherine Cortez Masto en Nevada, con la que dan un gran éxito electoral a Joe Biden.

«Esta es una victoria y una revancha para el partido. Los votantes han rechazado a los republicanos MAGA («Make America Great Again», «Haz América grande otra vez», el lema de Donald Trump) , dijo triunfante el senador liberal Chuck Schumer, quien retendrá el liderazgo de los demócratas en el Senado.

El resultado de Nevada -donde el partido del presidente también ganó la carrera por la secretaría de Estado con Cisco Aguilar- es otro golpe más para los republicanos en esta elección intermedia, que afrontaban optimistas ante la expectativa de una ola roja. Pero, este no fue el caso: los demócratas han mantenido el control del Senado y en la Cámara de Representantes están en la carrera por perder muchos menos escaños de los esperados.

Cortez Masto derrotó a Adam Laxalt, candidato apoyado por Trump, y dio a los liberales el escaño 50 del Senado, al que se suma el voto decisivo de la vicepresidenta Kamala Harris. Los conservadores, en cambio, cuentan con 49 escaños. Solo queda uno por asignar pero se decidirá el 6 de diciembre mediante la votación en Georgia entre el demócrata Raphael Warnock y el republicano Herschel Walker.

La dura derrota del Grand Old Party en Nevada se suma a las de Arizona y Pensilvania, y alimenta la polémica interna del partido que parece cada vez más dividido.

«Está muerto. Es hora de enterrarlo y construir algo nuevo», tuiteó el senador conservador Josh Hawley después del resultado de la votación de Nevada. Los candidatos apoyados por Trump han perdido casi todos y el expresidente es considerado por muchos conservadores -entre ellos la cadena Fox, el ex megáfono del magnate- como el responsable de la debacle republicana.

Trump lleva días rechazando las acusaciones y contraatacando: según los rumores está enfrascado en un torbellino de llamadas telefónicas para culpar de la derrota a su enemigo Mitch McConnell.
El control del Senado es una victoria importante para Biden, quien sale fortalecido de las elecciones intermedias que fueron para el partido mucho más allá de las expectativas y precedentes históricos.

El éxito, es lo que señalan algunos observadores, podría empujar a Biden a replantearse su posible candidatura a la reelección para 2024. Dar un paso atrás le permitiría marcharse habiendo hecho historia y en la cúspide del éxito.

Para Biden podría ser una tentación pero habrá que esperar, como dijo el propio presidente, a principios del próximo año para conocer su decisión.

Vía
papersnoticias.com
Fuente
elpais.com

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: