Estados UnidosMigración

Deportaciones no detienen ola de migrantes

Las deportaciones de migrantes ilegales en Texas no pueden detener la marea

La frontera sur de Estados Unidos todavía está sufriendo una gran afluencia de migrantes y el número de extranjeros ilegales detenidos alcanzando su punto máximo en los últimos meses. Pese a las deportaciones, la situación parece empeorar. Mientras que la Casa Blanca este más interesada en enviar armas a Ucrania que en resolver la crisis.

El gobernador Greg Abbott ya comenzó con las deportaciones masivas. Este viernes, emitió una orden ejecutiva que autoriza a la guardia nacional y al departamento de seguridad pública de Texas.

Las fuerzas locales, tienen carta blanca para arrestar a los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera entre los puertos de entrada. Unas especies de deportaciones a México, no importa de dónde se proceda.

El periodista de investigación Mark Dankof, un ex candidato al senado por Texas, explicó las raíces de la crisis migratoria. Mientras todos apoyan a Abbott y las deportaciones, debido a que estas opciones “podrían” mitigar la migración.

Deportaciones masivas en Texas.
Hay una señal ominosa que emana de la administración Biden al evaluar la furia potencial de los estadounidenses con respecto a las deportaciones.

Las deportaciones comienzan muy tarde a frenar las migraciones ilegales a EEUU

Dankof señala que está totalmente de acuerdo con el gobernador, “la decisión de Abbott intenta detener la marea de unos 250 mil ilegales que cruzan México hacia los Estados Unidos mensualmente”.

El problema es que, tanto para los Estados Unidos como para el partido republicano, es demasiado poco y demasiado tarde. Algo así como cerrar la puerta del granero después de que los caballos ya están sueltos y a dos kilómetros por el camino.

Esta farsa destructiva comenzó en 1986 cuando Ronald Reagan firmó la “Ley de Reforma y Control de inmigración”. En ese momento, Reagan la vendió al público como una amnistía única para unos 3 millones de ilegales en los Estados Unidos antes de 1982.

La aprehensión de ilegales en Texas y el reciclaje o las deportaciones de ellos a México solo hará mella en la situación. Pero, siempre y cuando la Administración Biden se niegue a hacer cumplir la política del Título 42 de Trump.

Por ahora el gobierno federal estadounidense está más comprometido con Zelenskyy y Ucrania. Tan sólo unos 65 mil millones de dólares en fondos de los contribuyentes estadounidenses se disponen para una guerra a la que Estados Unidos no pertenece.

Para asegurar la frontera estadounidense con México y asegurar un proceso de inmigración examinado y cuerdo. Actualmente no existe una política de inmigración consistente con un estado nación soberano.

Fuente
NYPostSputnikFrance24

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: