CentroaméricaReligión

Nicaragua expulsa monjas de la orden de la Madre Teresa

Las monjas de la orden fundada por la Madre Teresa han abandonado Nicaragua después de que su organización fuera despojada de su estatus legal.

Fueron escoltados por la policía hasta la frontera y cruzaron a pie a la vecina Costa Rica.

Su organización es una de las últimas en ser cerrada como parte de una ofensiva contra cualquier persona que se considere que se opone al presidente Daniel Ortega.

La Iglesia Católica ha hablado abiertamente sobre los abusos contra los derechos humanos en Nicaragua.

Los medios locales dijeron que 18 monjas de las Misioneras de la Caridad fueron conducidas a la frontera en un autobús escoltado por funcionarios de migración y policías.

El grupo había sido despojado de su estatus legal el 28 de junio por el parlamento nicaragüense, donde los miembros del partido sandinista del presidente Ortega son mayoría.

Las monjas habían estado trabajando con los pobres en Nicaragua desde 1988 y dirigían una guardería infantil, un hogar para niñas maltratadas y abandonadas y un hogar de ancianos.

Un departamento gubernamental que supervisa a organizaciones no gubernamentales lo acusó de «no cumplir con sus obligaciones» de declarar la procedencia de sus fondos.

Más de 200 organizaciones han sido cerradas en Nicaragua desde 2018 por presuntamente violar las nuevas y estrictas leyes sobre financiamiento.

Entre los cerrados se encuentra la reconocida Academia Nicaragüense de la Lengua, así como una organización benéfica médica que ofrece cirugías para niños con paladar hendido.

La tensión entre el gobierno de Daniel Ortega y la Iglesia Católica ha sido alta desde que el clero protegió a los estudiantes que protestaban contra el presidente Ortega durante una ola de protestas antigubernamentales en 2018.

En 2019, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, abandonó el país después de recibir varias amenazas de muerte.

Y más recientemente, en marzo, el gobierno expulsó al Nuncio Apostólico, el equivalente de la Iglesia Católica a un embajador, en un movimiento que el Vaticano calificó de «medida unilateral injustificada».

El propio presidente Ortega ha acusado al clero católico de ser «golpistas» y los ha llamado «diablos en sotanas».

El hombre de 76 años está en su cuarto mandato consecutivo en el cargo después de ganar una elección presidencial de 2021 ampliamente denunciada como una farsa.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: