InternacionalesSudamérica

Latinoamérica lidera en el derecho al aborto

Con la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de revocar Roe v Wade, el histórico fallo de 1973 que consagró el derecho al aborto en los Estados Unidos, el mapa global de los derechos al aborto se ha invertido.

Mientras que en la segunda mitad del siglo 20 el Norte global estaba a la vanguardia de la reforma de la ley del aborto, con los Estados Unidos entre sus principales exponentes, hoy son los movimientos feministas y transfeministas en América Latina los que están avanzando en las discusiones que ponen la autonomía reproductiva y la justicia de género en el centro del escenario.

En el último cuarto de siglo, más de 50 países han liberalizado las leyes de aborto, pero se destacan tres casos recientes en América Latina. En diciembre de 2020, Argentina despenalizó y legalizó el aborto hasta la semana 14 de gestación. En 2021, México declaró inconstitucional la penalización del aborto, aunque el acceso al aborto aún varía según el estado. En febrero de este año, Colombia legalizó el aborto durante las primeras 24 semanas de embarazo.

El movimiento que llevó a la liberalización de la legislación sobre el aborto en muchas naciones latinoamericanas tiene sus raíces en Argentina.

Los orígenes de la lucha por la atención del aborto legal en Argentina se remontan al menos a la década de 1970, cuando las organizaciones feministas de salud de todo el continente, y algunos partidos políticos progresistas, comenzaron a declarar la necesidad de despenalizar el aborto. Sin embargo, el punto de inflexión para el movimiento llegó en 2003, cuando los esfuerzos para legalizar el aborto se incorporaron a la agenda de la Reunión Nacional de Mujeres en Argentina (ENM), una reunión anual que reúne a mujeres de diferentes provincias del país para discutir formas de lograr la igualdad de género. Dos años más tarde, se creó la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, un colectivo de la sociedad civil que une fuerzas en apoyo de la reforma de la ley del aborto.

El pañuelo verde pronto surgió como un símbolo de la campaña, y rápidamente se convirtió en el símbolo de las demandas de justicia reproductiva en toda Argentina.

El color verde no se seleccionó al azar. En el imaginario social argentino, el verde representa la vivacidad y la salud, y al usar el verde como color principal, la campaña enviaba el mensaje alto y claro de que el aborto es salud y que, para muchos, es un salvavidas.

Llevamos los pañuelos verdes alrededor de nuestros puños levantados, o los unimos a nuestros bolsos y mochilas, para expresar nuestra demanda de cambio y también demostrar solidaridad feminista.

Nuestra campaña por la legalización creció constantemente a lo largo de los años. Con organizaciones sindicales, académicos, partidos políticos, activistas LGTBQ+, organizaciones de derechos humanos, docentes, proveedores de atención médica, periodistas, artistas y, finalmente, jóvenes de todos los ámbitos de la vida, nuestro movimiento pronto se transformó en lo que se conoció en todo el mundo como la Ola Verde. Para 2018, la Ola Verde estaba inundando las calles de todo el país.

De 1921 a 2020, la legislación argentina garantizó el acceso a un aborto legal solo bajo ciertas condiciones: cuando el embarazo ponía en riesgo la vida o la salud de la persona embarazada, o cuando era el resultado de una violación.

En 2018, gracias al efecto Ola Verde, un proyecto de ley presentado a la Cámara de Representantes para ampliar el acceso al aborto legal y una mayor autonomía reproductiva avanzó a la etapa de debate por primera vez. El movimiento de mujeres trabajó incansablemente para llevar las demandas de justicia reproductiva a la cima de la agenda pública durante este período. Se organizaron manifestaciones en todo el país y se realizaron dos grandes vigilias en Buenos Aires para coincidir con los debates en la Cámara de Representantes y el Senado.

Gracias a estos esfuerzos, la discusión sobre el aborto recibió una atención significativa de los medios de comunicación. La justicia reproductiva también comenzó a discutirse en escuelas y hogares de toda Argentina.

El Senado aún votó para rechazar el proyecto de ley propuesto en 2018, pero la batalla cultural sobre el aborto sin duda se ganó ese año. El aborto dejó de ser un tabú y, en cambio, se convirtió en un tema central del debate público. La Ola Verde se había vuelto imparable. Las mujeres argentinas han dejado claro que no están dispuestas a detenerse hasta que logren la autonomía reproductiva.

Esto allanó el camino para que las elecciones presidenciales y legislativas de 2019 estuvieran dominadas por discusiones sobre derechos sexuales y reproductivos. Los candidatos, por primera vez en la historia argentina, sintieron la necesidad de hacer públicas sus posiciones sobre el aborto porque un porcentaje significativo de votantes no estaba dispuesto a votar por candidatos que no estaban comprometidos con la igualdad de género y la autonomía reproductiva.

Y, finalmente, la Ola Verde tuvo éxito.

El derecho al aborto es un logro muy largamente batallado

Después de una larga y difícil lucha, y en medio de una pandemia mundial, el aborto fue legalizado en Argentina el 30 de diciembre de 2020. En ese día histórico, después de un acalorado debate de 12 horas de duración, el Senado aprobó un proyecto de ley que permite la interrupción voluntaria de un embarazo hasta la semana 14 de gestación e incluyó a las mujeres argentinas el control sobre sus cuerpos.

La Ola Verde logró esta victoria al garantizar que el aborto fuera visto como un tema no partidista de discusión pública relacionado con los derechos y la salud de las mujeres. Como resultado, muchos legisladores pudieron romper con las lealtades partidistas para votar a favor del proyecto de ley.

La campaña de Argentina inspiró a muchos otros en la región, con el pañuelo verde adoptado por las feministas en toda América Latina. México y Colombia finalmente siguieron los pasos de Argentina.

Hoy, mientras estos países celebran el progreso que lograron, Estados Unidos está tratando de aceptar una decisión de la Corte Suprema que allanará el camino para que se impongan severas restricciones al acceso de las mujeres a abortos seguros y legales. En varios estados de Estados Unidos, las mujeres ahora pueden perder su derecho al aborto por completo, un derecho que es fundamental para la salud pública, la igualdad de género y los derechos humanos.

Esto es, sin duda, motivo de alarma. Estados Unidos ha dado un gran paso atrás en la justicia reproductiva. Pero la experiencia argentina demuestra que lograr el derecho al aborto no es un proceso lineal. Cualquier paso adelante puede ser seguido por un paso atrás. Y mientras que muchos en los Estados Unidos ahora pueden sentir que todo está perdido, América Latina demuestra que siempre hay esperanza: ser vocal, salir a las calles, exigir que nuestras voces sean escuchadas y organizarse ofrece resultados incluso en los escenarios más desesperados.

La Ola Verde de Argentina ahora puede servir como un modelo para los movimientos feministas y transfeministas en todo el mundo. Aprovechar las experiencias de activistas de otros países e incorporar las lecciones que aprendieron en las batallas locales es fundamental para promover los derechos reproductivos y garantizar la autonomía reproductiva de todas las mujeres y personas que pueden quedar embarazadas, en cualquier parte del mundo.

La pelea está lejos de terminar. Los movimientos feministas y transfeministas de todo el mundo deben continuar apoyándose y proporcionándose retroalimentación mutua hasta que todos puedan tomar decisiones libres e informadas sobre sus propios cuerpos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: