Estados UnidosPolítica

Latinoamérica: «No somos más el patio trasero»

América Latina envía un fuerte mensaje a Estados Unidos

La cumbre de las américas se celebra en Los Ángeles desde el 6 y el 10 de junio y está enfrentando una situación incómoda con muchos países de Latinoamérica saltándosela. Debido a la negativa de Washington a invitar a líderes de Cuba, Venezuela y Nicaragua con la excusa de la «democracia», muchos países líderes de la región como México, Brasil o Argentina, expresaron su oposición.

Los analistas señalan que esto demuestra que Latinoamérica, ya no es un «patio trasero» de los Estados Unidos. Y en comparación con la última vez que los Estados Unidos celebró una cumbre de este tipo en 1994, la disminución de la hegemonía estadounidense es patente.

Hoy significa que Washington no puede evitar que Latinoamérica busque su propia autonomía y un desarrollo basados en los propios intereses de los países latinoamericanos.

Cuando la administración Biden tomó la decisión final de excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua, muchos líderes continentales, alzaron sus voces.

Pero Biden no se hecho para atrás, a pesar de las amenazas del presidente de México de omitir la reunión a menos que todos los países de Latinoamérica fueran invitados.

Para Latinoamérica, ya no hay un jefe a quien seguir

El portavoz del ministerio de relaciones exteriores de China, Zhao Lijian, indicó en una conferencia de prensa que la situación actual demuestra que la mentalidad de «Doctrina Monroe», ya no funciona.

Sobre todo, ese viejo confiable truco de usar la «democracia» como una herramienta para interferir y dividir a los países no son bienvenidos en Latinoamérica.

«América Latina no es ni un patio delantero, ni un patio trasero de los Estados Unidos, y la cumbre de las américas no es la cumbre de américa”.

“Como anfitrión de la cumbre, Estados Unidos necesita detener todos sus enfoques hegemónicos. Y proporcionar respeto concreto a los países de América Latina y el Caribe”, continuó el ministro.

“Además, debe escuchar humildemente la voz de la justicia de la mayoría de este continente, hacer que la cumbre se centre en las preocupaciones compartidas del continente, impulsar la cooperación y la unidad, y mejorar la felicidad entre los pueblos». Indicó, Zhao señaló.

La situación se produce en el contexto del reciente giro a la izquierda en América Latina y el Caribe, que no tiene precedentes e influye en más países de la región que en el pasado. Los países de la región están más unidos y dispuestos a librar al continente del control estadounidense y hacer más decisiones independientes basadas en sus propios intereses.

Latinoamérica responde.
No ofrece ayuda, no brinda soluciones y no tiene influencia suficiente, que no sea militar para imponer su autonomía a los países de Latinoamérica. Ya no da miedo, ni infunde respeto.

El giro inesperado hacia la izquierda

Actualmente, no solo México y Argentina, sino también es muy probable que Brasil vea un giro a la izquierda en las elecciones de este año, e incluso Colombia. Este último, solía tener estrechos vínculos con los Estados Unidos, es probable que vea líderes de izquierda.

Esto, sólo demuestra, que la política de Estados Unidos hacia América Latina no cuidó, los intereses de los países de la región, y solo los hace sentir intimidados y presionados.

Todos los países de Latinoamérica, tiene malos recuerdos de la hegemonía estadounidense, ya que Washington apoyó directa o indirectamente el tráfico de drogas, la venta de armas y la corrupción en muchos países de la región.

Y cuando solía ser lo suficientemente poderoso, no le importaba la soberanía de esos países y lanzaba invasiones. revoluciones de color e incluso asesinatos para derrocar a los regímenes que no le gustan.

La cumbre, tendrá muchas consecuencias para la geopolítica americana

Ahora, que la hegemonía estadounidense está disminuyendo y no tiene más recursos con los que jugar a la «zanahoria y palo». Estos países se unirán y buscarán más autonomía. Un evento, para el que la administración Biden utilizó un enfoque equivocado.

Cuando Estados Unidos informó que sería sede de la cumbre de las américas de 2022, se tenían grandes esperanzas. Este evento ayudaría a reparar el daño de la era Trump.

Pero, estas altas expectativas se desvanecieron. Debido, a la discordia ideológica sobre a quién invitar. El escepticismo sobre el compromiso de Estados Unidos con América Latina y las bajas expectativas de acuerdos importantes.

Cualquiera que sea el resultado de la cumbre de las américas, se espera que sea controvertida y conflictiva. Y que, esté marcada por el cisma entre América Latina y los Estados Unidos.

Los países latinoamericanos lo se enfrentan unidos, para demostrar que ya no quieren ser el patio trasero de nadie. El mensaje ya se envió. Ahora hay que esperar, si América Latina se ensambla como un todo, es una pieza a tener en cuenta en el tablero geopolítico mundial.

Fuente
France24DWCNN

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: