InternacionalesVenezuela

Nicolás Maduro y Vladimir Putin quemados como Judas

Los venezolanos en Caracas, quemaron efigies de Nicolás Maduro y Vladimir Putin en público este fin de semana como parte de una tradición de Pascua conocida como “la quema de Judas”.

La quema de Judas es una tradición de 500 años en el país que recientemente se transformó en una forma de expresión política, una respuesta al régimen socialista de Maduro que implementa la violencia estatal contra los disidentes políticos para silenciar a los opositores. Si bien es explícitamente socialista y está aliado con estados comunistas ateos como Cuba y Corea del Norte, el régimen socialista venezolano pretende mantener la tradición católica de la nación y también ha organizado su propia “quema de Judas” con efigies de figuras de la oposición venezolana.

Los organizadores de la quema en Caracas este fin de semana optaron por presentar a Nicolás Maduro y Vladimir Putin junto a la alcaldesa socialista de Caracas, Carmen Meléndez, y el ministro de Energía, Néstor Reverol, como una forma de protestar por los cortes de energía casi incesantes que sufre la nación gracias a dos décadas de mala gestión socialista.

Parte de la tradición requiere que los participantes lean una confesión de la traición que los presentados en efigie supuestamente cometieron para ser marcados como el Judas del Año. Los venezolanos que organizaron el evento este año tildaron a Putin de “Judas Vladimir” y a Maduro, Meléndez y Reverol como sus “hijos”, quienes, como parte de la tradición, dejan un último comunicado antes de su quema. El líder opositor de la comunidad, Carlos Rojas, leyó el comunicado con la voz de un compuesto de los cuatro personajes quemados, a quienes declaró “condenados al desprecio eterno de los habitantes de Caracas, Venezuela y todo el mundo”.

La declaración mencionó la invasión a gran escala de Putin de Ucrania, por lo que condenó a Putin a obligar a los ucranianos a soportar la «hambruna» y «la destrucción de su historia». Sin embargo, la declaración también condenó a Putin por su papel en la destrucción del estado venezolano, ya que la figura compuesta afirmó “bañarse en charcos de dólares” mientras que los venezolanos “tienen que encontrar comida en la basura . Y si protestan, como buen dictador, aplico una dura represión”.

La quema de los judas Nicolás Maduro y Vladimir Putin en Caracas

Tras la declaración final, la efigie ardió.

En declaraciones al servicio de noticias español EFE, Rojas explicó la decisión de quemar a Putin junto con los líderes socialistas venezolanos.

“Putin es el ícono de la guerra y es uno de los pilares que mantiene a Maduro en el poder”, explicó. “Quemamos a Maduro, por otro año consecutivo, porque es un ícono del hambre, la miseria, la represión, la tortura y, sobre todo, de la alta traición de entregar a imperios extranjeros, como Rusia y China, nuestros recursos para que él puede permanecer en el poder”.

La Rusia de Putin es uno de los aliados más confiables de Maduro y financia activamente el régimen socialista ilegítimo, apoyando de manera similar a las dictaduras de izquierda en toda América Latina, incluidas Cuba y Venezuela. En el apogeo del movimiento de protesta a mediados de la década de 2010 que casi derrocó a Maduro, Putin otorgó miles de millones de dólares en préstamos a cambio de petróleo crudo y apoyo en el escenario mundial, ayudando en gran medida a Maduro a comprar las armas necesarias para matar, encarcelar o de otra manera. silenciar el movimiento de oposición. Un régimen de Maduro más estable prometió devolver los pagos de préstamos a Rusia lo antes posible en 2020, ayudando a mantener a flote la economía languideciente de Putin.

Más recientemente, Maduro se ha convertido en uno de los partidarios más vocales de la invasión a gran escala de Putin en Ucrania en el escenario mundial, apoyando la medida incluso cuando potencias como China se apegan a declaraciones insípidas que llaman a todas las partes a participar en un “diálogo”.

“La extrema derecha que se ha apoderado de los gobiernos de Ucrania nunca ha estado interesada en resolver conflictos a través del diálogo, nunca ha estado interesada en la paz, nunca ha estado interesada en respetar a Rusia”, proclamó falsamente Maduro en febrero (el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky dirigió una campaña de resolución de conflictos que resultó en que los opositores lo tildaran de demasiado “prorruso”).

“Por eso Venezuela anuncia su total respaldo al presidente Vladimir Putin en la defensa de la paz de Rusia en la defensa de la paz en esa región, en la valiente paz de su pueblo y de su patria”, continuó Maduro. “Todo el apoyo al presidente Putin, todo el apoyo a Rusia”.

El llamado de Maduro para apoyar a Rusia ha llevado a muchos venezolanos a apoyar con entusiasmo a Ucrania, y muchos recuerdan además que los manifestantes ucranianos durante el movimiento antirruso Maidan en 2014 publicaron videos de aliento y solidaridad con las protestas antisocialistas en Venezuela en ese momento.

Los venezolanos han estado quemando la efigie de Maduro para celebrar la Pascua desde al menos 2014, cuando la quema de Judas contó con la presencia tanto de Maduro como del principal secuaz Diosdado Cabello, pero los socialistas organizaron su propio evento paralelo quemando efigies de líderes de la oposición.

Vía
papersnoticias.com
Fuente
france24.com

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: