InternacionalesPolítica

Por falta de consenso es suspendido dialogo en Nicaragua

Este miércoles cumple 36 días de protestas y crisis sociopolítica que ha dejado un saldo de 73 muertos.

A falta de consenso se suspendió el  dialogo que estaba programado para este  miércoles entre las partes que buscan superar la crisis que atraviesa el pueblo de Nicaragua .

«Dado que hoy no se ha logrado ningún consenso entre las partes, lamentamos vernos obligados, debido a esta falta de consenso, a suspender, por ahora, esta mesa plenaria de diálogo nacional», dijo el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, al levantar la tercera sesión de ese diálogo nacional.

Para lograr un consenso entre las partes la Conferencia Episcopal de Nicaragua, sugirió al gobierno crear una comisión mixta donde puedan llegar a un acuerdo para lograr un dialogo donde el país pueda salir beneficiado y con ello construir un proceso de dialogo ameno para encontrar soluciones a la problemática que atraviesa el país.

Brenes dijo a las partes que cuando hayan logrado este consenso, se los comuniquen para convocar y reiniciar el diálogo.


Asimismo, el Episcopado nicaragüense urgió al Gobierno, así como a los otros sectores, que la posibilidad de continuar ese diálogo, «depende en gran parte la paz en nuestra patria y la vida de muchos nicaragüenses».

Durante la sesión se realizaron dos propuestas, las cuales ningunas fueron aprobadas, por tal motivo el gobierno ordeno de inmediato todos los bloqueos del país que permita la libre circulación de las familias nicaragüenses y su tranquilidad, el cese de inmediato de todo acto de violencia venga de donde venga, y garantizar los empleos de todos los nicaragüenses.

En tanto, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia pidió a la Conferencia Episcopal que solicitara directamente al presidente Daniel Ortega que aceptara discutir en la mesa del diálogo sobre la democratización de Nicaragua.

Asimismo, los representantes de esa Alianza se comprometían a aunar esfuerzos y enviar un mensaje para la flexibilización de los bloqueos de carreteras.

Y que ambas partes acordaran la creación de un mecanismo de investigación internacional sobre los hechos de violencia acontecidos en Nicaragua en medio de las protestas.

La crisis incluye multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Daniel Ortega, que comenzaron con protestas en oposición a unas fallidas reformas a la seguridad social y que continuaron debido a las víctimas mortales de los actos represivos, en su mayoría estudiantes y civiles.

Manifestantes son agredidos por «turbas» oficialistas en Nicaragua

Un grupo de manifestantes que protestaban contra el presidente Daniel Ortega al norte de Nicaragua fue atacado este miércoles por «turbas» oficialistas, con saldo de un herido, denunció la activista Haydée Castillo.


El abogado Erick Rivera, originario de la ciudad de Ocotal, fue trasladado de emergencia a un hospital, con una herida en el brazo derecho, según la denunciante.

Castillo afirmó que los manifestantes se pronunciaban de forma pacífica a 107 kilómetros al norte de Managua, cerca de la frontera con Honduras, cuando los oficialistas atacaron con morteros artesanales.

En la ciudad de León, al noroeste de Nicaragua, los manifestantes denunciaron ataques similares por parte de las «turbas» locales reforzadas con personas de ciudades vecinas, por más de 30 minutos, que dejó una cantidad de heridos de balas todavía no especificada.

En Juigalpa, en la zona central de Nicaragua, los manifestantes denunciaron que el joven Esteven Leiva, de 22 años de edad, fue «brutalmente agredido» cuando se dirigía hacia su casa tras haber participado en un bloqueo de carretera.

En Ciudad Sandino, que está a 12 kilómetros al noroeste de Managua, otro joven que participaba en otro bloqueo recibió un balazo en el rostro y fue trasladado grave a un hospital, según señalaron los manifestantes.

Esta mañana un grupo de manifestantes de Telica, a 103 kilómetros al noroeste de Nicaragua, denunció agresiones que no causaron heridos.

Los ataques de este miércoles, aunque aislados, son los más fuertes desde la noche del sábado pasado, cuando un grupo de policías atacó a estudiantes atrincherados en la Universidad Nacional Agraria (UNA), al noreste de Managua.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: