ChinaInternacionalesPolíticaRusia

Xi Jinping se reunirá con Vladimir Putin

El presidente, Xi Jinping, se reunirá con su par ruso, Vladimir Putin, en Uzbekistán, en el primer encuentro presencial desde la invasión de Rusia a Ucrania, el pasado 24 de febrero.

Los medios oficiales chinos hablaron de la primera misión en el exterior desde enero de 2020 del presidente Xi Jinping, quien hoy hizo una pequeña escala en Kazajstán antes de dirigirse a Uzbekistán, en Samarcanda , para la XXII cumbre de líderes de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO).

Ahí mismo se espera que Xi se reúna mañana con Putin por primera vez desde la invasión a Ucrania, en una especie de prueba de la promesa de asociación y amistad «sin límites» cimentada por los líderes ante la oposición común hacia Occidente.

Pekín aún no confirmó la reunión, pero el asesor de política exterior del Kremlin, Yuri Ushakov, aseguró que las conversaciones serán «de particular importancia», centrándose en el conflicto en Ucrania, la situación en Taiwán, así como otros «temas regionales e internacionales» y los crecientes lazos económicos bilaterales.

Desde la perspectiva china, el tema de Taiwán es el más delicado en la medida en que han aumentado las visitas a Taipei y las manifestaciones de solidaridad de Estados Unidos y la Unión Europea, mientras Washington evalúa el «impacto de las medidas» para reforzar la seguridad de la isla y para desalentar las ambiciones de Pekín, que ve a Taipei como una parte «inalienable» de su territorio a reunificar, incluso por la fuerza. En Moscú están convencidos de que China decidió dar un apoyo más concreto a la operación en Ucrania, donde las cosas van mal tras la contraofensiva de Kiev.

Es por eso que el video de lo que dijo Li Zhanshu, número tres en la jerarquía del PCCh, en la reunión del viernes en la Duma terminó en las redes sociales: «Sobre la cuestión ucraniana, veamos cómo pusieron a Rusia en una situación imposible. En este caso, Rusia tomó una decisión importante y respondió con firmeza», dijo Li, culpando a los aliados de Estados Unidos y la OTAN.

Por ahora, Pekín aumentó constantemente sus importaciones con descuento del gas y el petróleo rusos, evitando cuidadosamente las sanciones secundarias de Occidente.

La misión de Xi en Asia Central también tiene como objetivo relanzar la Nueva Ruta de la Seda, frenada por la pandemia de Covid-19, los problemas de deuda internacional de algunos estados y las tensiones geopolíticas, que se incrementaron tras la desastrosa retirada de Estados Unidos y aliados de Afganistán.
La SCO, dijo Ushakov, «ofrece una alternativa real a las organizaciones centradas en Occidente», retomando la nueva visión de Pekín.

Fundada en 2001 por China, Rusia, Kazajstán, Uzbekistán, Kirguistán y Tayikistán para luchar contra el terrorismo y el separatismo, tuvo el ingreso de India y Pakistán desde 2017, mientras que muchos otros países están en lista de espera o se unirán, como Irán.

El grupo representa más del 40% de la población mundial y el 24% del PBI global: según Xi, en el contexto de la reorganización del orden internacional, debe convertirse en un «instrumento» de desarrollo económico y de quiebre de la contención antichina impulsada por Estados Unidos, sin descuidar la seguridad.

La Rusia de Putin, en ese contexto, es útil para contrastar a Occidente: si es un aliado fuerte o no, dependerá únicamente del destino de la guerra en Ucrania.

Vía
papersnoticias.com
Fuente
eleconomista.com.ar

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: