ColombiaCorrupciónCrimen

El asedio del Clan del Golfo

Días de terror bajo la autoridad del Clan del Golfo de Otoniel

“Aterrador», así es como lo señalaron los residentes de pueblos como Tierralta, en el departamento de Córdoba, en el norte de Colombia. Es asedio del Clan de Golfo, dejó las calles vacías, de manera más brutal que el los confinamientos por la pandemia.

El asedio de días impuesto este mes por uno de los grupos paramilitares más grandes del país, las autodefensas gaitanistas de Colombia, conocidas como el Clan del Golfo, causó estragos en la psiquis de la gente.

Desde la mañana del 5 de mayo hasta la medianoche del 9 de mayo, el Clan del Golfo, impuso un autoproclamado «paro armado» en todo el noroeste del país. Como respuesta a la extradición de su líder Dairo Antonio Úsuga, también conocido como Otoniel.

El Clan del Golfo tomó el control de 11 de los 32 departamentos de Colombia durante el lapso de cuatro días. Impuso cierres estrictos, cerró negocios locales, cerró carreteras, interrumpió los enlaces de transporte. También advirtió a los residentes que se quedaran adentro o se arriesgaran a recibir disparos o quemar sus vehículos.

Asedio del Clan del Golfo.
Veinticuatro civiles murieron durante el «ataque», señaló la JEP, y se registraron otros 15 intentos de asesinato, mientras el gobierno estaba confinado.

El gobierno colombiano, no tiene el control del Clan del Golfo, ni de los territorios

Varias ciudades se quedaron sin suministros básicos como alimentos y gas, mientras que los hospitales locales se enfrentaron a la escasez de personal. En otros lugares, las familias quedaron varadas en las terminales de transporte, sin poder llegar a casa debido a las carreteras bloqueadas, informaron los medios locales.

«Vives con la preocupación de que pueda volver a suceder mañana», afirman las víctimas, quienes pidieron, no ser señalados por motivos de seguridad. «Porque el Clan del Golfo está demostrando que tiene el poder de crear miedo”, hasta con el gobierno.

El ataque armado tuvo lugar tres semanas antes de que los colombianos voten por su próximo presidente. Lo que generó preocupaciones sobre la posibilidad de violencia repetida mientras la población se dirige a las urnas el 29 de mayo.

«La respuesta del gobierno a este evento deja a la gente más insatisfecha con su capacidad para expresar sus ideas políticas o participar en la democracia. Este evento es muy, muy perjudicial para la democracia en Colombia y la seguridad», indicó Sergio Guzmán, del grupo análisis de riesgos de Colombia.

Durante el transcurso del “ataque», el Clan del Golfo cometió al menos 309 actos de violencia, según el tribunal de la jurisdicción especial de paz. Que registró el cierre forzoso de 26 carreteras, la destrucción de al menos 118 vehículos y la interrupción de 54 terminales de transporte.

Un total de 178 municipios diferentes en el país estaban bajo el control del Clan, con 138 de ellos bajo estrictas reglas de confinamiento.

Fuente
AljazeeraBBCElColombiano

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: