SucesosSudamérica

Guerra de pandillas en Ecuador

Las pandillas en Guayaquil utilizan tácticas cada vez más violentas en la batalla por el dominio de las rutas de tráfico de cocaína

Funcionarios del gobierno en Ecuador culpan a las pandillas del crimen organizado de una explosión mortal en la ciudad portuaria de Guayaquil. Al menos cinco personas murieron y 26 más resultaron heridas en la explosión del domingo. El ministro del Interior indicó que era una «declaración de guerra» de bandas criminales contra el gobierno.

El país andino, que se utiliza como ruta de contrabando de cocaína desde los vecinos Perú y Colombia, vio un fuerte aumento en los asesinatos y los delitos relacionados con las pandillas recientemente. Se declaró el estado de emergencia en Guayaquil, la ciudad más poblada de Ecuador y un importante centro comercial.

Esta es la cuarta emergencia que se declara en Ecuador desde octubre debido a la violencia de las pandillas. Ocho casas y dos automóviles fueron destruidos en la explosión de la madrugada, según el Servicio Nacional de Manejo de Riesgos y Emergencias. Las imágenes de la escena muestran el frente de las casas arrancadas y los autos manchados de sangre con sus ventanas voladas.

En una conferencia de prensa el domingo por la noche, las autoridades indicaron que el ataque estaba dirigido a dos hombres que van bajo los alias de Cucaracha y Junior y están vinculados a Los Tiguerones, una de las principales bandas criminales en Ecuador.

Guerra de pandillas en Guayaquil.
Lasso respondió que el enemigo era «el narcoterrorismo… no el gobierno», y agregó que «en los países que han vivido estas dolorosas experiencias, las autoridades actúan en unidad y no divididas».

Guayaquil explota por declaración de guerra de pandillas contra el gobierno de Ecuador

«Los mercenarios del crimen organizado, que durante mucho tiempo drogan la economía, ahora atacan con explosivos», tuiteó el ministro del Interior, Patricio Carrillo, después de la explosión. Se trata de “una declaración de guerra al Estado», indicó.

Guayaquil presenta niveles impactantes de violencia, incluidos cuerpos decapitados colgados de puentes peatonales y motines mortales en las cárceles entre pandillas rivales. Casi 400 reclusos fallecen este año, en seis disturbios separados desde febrero de 2021.

Tras la explosión, la alcaldesa de la ciudad, Cynthia Viteri, escribió una carta abierta al presidente Guillermo Lasso, quien asumió el cargo el año pasado. «Las bandas criminales se convierten en un gobierno dentro de un gobierno en Ecuador», comienza la carta. «Hemos sido testigos de personas colgadas de puentes, asesinatos en motocicletas, violaciones en centros comerciales y en autobuses escolares», escribió.

«¿Qué más quieres que hagamos para defendernos? Un presidente es el protector de su pueblo, pero hasta ahora no hemos visto un solo paso seguro para combatir el crimen». En Twitter, Lasso señaló que «no permitiría que el crimen organizado intente dirigir el país», sin embargo, enfrenta una batalla cuesta arriba y críticas por la falta de un cambio significativo.

Guayaquil está clasificada como la 50ª ciudad más violenta del mundo por Insight Crime. El sitio web de periodismo de investigación informa que la tasa de homicidios de Ecuador aumentó más rápido que cualquier otro país de América Latina o el Caribe en 2021.

Fuente
TheGuardianLATimesDW

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: