EconomíaEstados Unidos

Inflación en los Estados Unidos está escalando

Otro dolor de cabeza para el gobierno de Joe Biden tras conocerse que la inflación en los Estados Unidos está volando hacia los niveles más altos de los últimos 40 años: los precios al consumidor subieron un 9,1% en junio, informaron hoy fuentes de economía.

Sobre una base mensual, el aumento fue del 1,3%, el mayor desde 2005. Desde noviembre de 1981 no ha habido un salto tan significativo.

Los precios al consumidor subieron 9,1% anual, por encima de las expectativas de los analistas que apostaron al +8,8%.

El índice de precios al consumidor, que mide los cambios en el costo de una cesta de bienes, aumentó un 1,3% en junio en comparación con el aumento del 1% en mayo, una señal de que la inflación siguió ardiendo el mes pasado.

En comparación con hace un año, el índice en junio alcanzó el 9,1%, aumentando con respecto a la suba interanual del 8,6% observado un mes antes, manteniéndose al ritmo más rápido en 40 años.

Los analistas de Wall Street esperaban un aumento mensual del 1,1% y anual del 8,8%. El aumento de junio se vio muy influenciado por el aumento de los precios de los alimentos y el gas.

Los precios de los alimentos subieron un 1% desde mayo y un 10,4% en los 12 meses anteriores, mientras que los valores de la gasolina aumentaron un 11,2% desde mayo y un 60% en los últimos 12 meses.

Excluyendo los precios de los alimentos y el gas, la inflación se elevó un 0,7% en el mes y un 5,9% en el año.

El ritmo ascendente de la inflación en los Estados Unidos fue mucho más amplio: desde el alquiler hasta los costos de los vehículos, o los servicios dentales, varios sectores registraron el ritmo de aumento más rápido en décadas.

En el caso de los servicios dentales, subieron un 1,9% mes tras mes, su mayor aumento de la historia.
El aumento de los precios del gas, que alcanzó un promedio de más de 5 dólares el galón a mediados de junio, añadió al menos 0,5 puntos porcentuales a la lectura mensual de inflación de junio, según Bloomberg.

Las crisis geopolíticas como la guerra en Ucrania siguieron haciendo subir los precios de los alimentos y el gas, según Mark Hamrick, analista económico senior de Bankrate.com.

«Es justo decir que había esperanzas demasiado agresivas de que la guerra en Ucrania se resolviera rápidamente y a favor de Ucrania», dijo. «Luego está el signo de interrogación del Covid y la aparición de nuevos confinamientos que surgen».

«Eso está haciendo que el problema de la cadena de suministro no se resuelva», agregó Hamrick.
El analista agregó que uno de cada dos economistas encuestados por Bankrate ahora espera una recesión, en comparación con uno de cada tres hace solo unos meses.

«La preocupación es la temida debilidad de la economía, incluso a nivel mundial», dijo Hamrick.
La Reserva Federal quiere asegurarse de que la inflación no se mantenga al alza. Por ese motivo, insinuó la posibilidad de otro aumento del 0,75% de la tasa de interés en su próxima reunión a finales de este mes con el fin de amortiguar aún más la inflación.

Los mayores costos de endeudamiento tienden a conducir a una menor demanda, lo que los economistas creen que puede ayudar a controlar el crecimiento de los precios.

Josh Bivens, director de investigación del Instituto de Política Económica, un grupo de reflexión progresista, dijo que la inflación está afectando más duramente a las familias de bajos ingresos porque gran parte de su gasto familiar se destina a productos esenciales como alimentos, gas y gastos de vivienda.

Pero una economía en desaceleración, es decir, un mayor desempleo, los perjudicará aún más, dijo.
«Los salarios de los trabajadores de bajos salarios se ven mucho más perjudicados por el aumento del desempleo que otros trabajadores», dijo Bivens.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: