ColombiaCrimen

La política de Iván Duque, fracasó ante la violencia

El vulnerable acuerdo de paz en Colombia fracasa a la violencia, mientras las pandillas reclutan a niños vulnerables

Corinto tiene el ambiente de una ciudad bulliciosa como cualquier otra: las motos suben y bajan por las calles principales, los residentes deambulan por las aceras y los propietarios de tiendas se ciernen fuera de sus instalaciones, saludando a los clientes. Pero deténgase en cualquier esquina de la calle y hay una presencia más amenazante, la violencia asecha.

«Vidrios abajo o balas», se lee en una pared grafiteada, y está firmado FARC-EP», referente a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, el Ejército del Pueblo. La violencia advierte a los conductores para que muestren la cara. Corinto, en el suroeste colombiano del Cauca.

El grupo guerrillero de las Farc-EP, se desmovilizó en 2016 tras firmar un acuerdo de paz con el gobierno. Puso fin a más de cinco décadas de conflicto civil. Pero Iván Duque, nunca implementó el acuerdo por completo. Incluso lo rompió y aunque la violencia en general disminuyó, lo que está sucediendo en las zonas rurales de Colombia es alarmante para los expertos.

Los miembros de las Farc-EP, que no aceptaron el acuerdo de paz, los paramilitares de derecha y grupos criminales, compiten por el territorio con mucha violencia. Este espacio, fue controlado por el grupo guerrillero, y todos están en busca de nuevos reclutas.

La vinolencia le gana a Duque.
«Las pandillas vienen, sacan fajos de dinero en efectivo, les señalan a los niños que compren lo que quieran», indica. «Ya no es una guerrilla que lucha por el pueblo, porque está matando al pueblo».

Mientras la violencia de grupos armados se mantiene, todos apuestan al nuevo presidente y a su verbo de paz

Según la ONU, unos 600 niños fueron reclutados por bandas armadas en los tres años posteriores a la firma del acuerdo de paz, un número muy subestimado. Mientras, la violencia y los grupos armados, se regodea con los colombianos más pobres de áreas rurales. Los más vulnerables son los niños indígenas.

Una niña de 13 años, (sin nombre), es parte del grupo indígena Nasa que tradicionalmente se enfrenta a las pandillas armadas. Una adolescente tranquila, que lleva una camiseta rosa estampada con las palabras «solo amor». Es una frase discordante dado el contexto de la conversación que tiene lugar.

Ella se escapó de casa debido a una relación díscola con su madre. Fue tentada por el dinero ofrecido por los disidentes de las Farc y porque algunos de sus amigos se habrían ido antes que ella. Pero pronto se arrepintió. «Aprendimos a usar armas, aprendimos a matar personas y a atarlas», indica, retorciéndose constantemente las manos con nerviosismo mientras relata su historia.

«Me ataron, me hicieron morir de hambre», añade. «Siempre expresaron que esta vida era para los tipos duros: tenía que conducir una moto mientras ejecutaban a alguien. Nunca quise hacer eso, pero si no lo hacías, te castigarían… o podían matarte».

Vivi para contarlo

Desde la ventana, ella, muestra la montaña donde la llevaron. Afirma, que fue rescatada una noche por el jefe del grupo indígena después de que fue contactado por una combatiente que se apiadó de ella. Pero incluso cuando estaba en casa, su pesadilla continuó.

«Recibí amenazas de muerte del grupo», explica. Entonces, una mañana, se despertó para encontrar al grupo armado que rodeaba su casa. «Mi familia me escondió en una habitación».

Según el tribunal de justicia transicional de Colombia, se cree que más de 18 mil niños son obligados a unirse a la guerrilla de las Farc durante un período de 20 años. Era una táctica bien conocida reclutar niños soldados y entrenarlos. Pero muchos sienten que, en la Colombia rural, todavía no hay paz a pesar del cese al fuego.

Pero en estas partes de Colombia, el camino correcto es difícil. Muchas personas esperan que el nuevo presidente que juró este fin de semana, cumpla sus promesas de campaña de poner fin a la violencia y ofrecer a los jóvenes la oportunidad de dar forma a su futuro.

Fuente
OHCHRSemillasAA

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: