Colombia

18 muertos en combates en Colombia

Combates entre grupos armados y el ejército dejan al menos 18 muertos en la Colombia previa acuerdos de paz

Al menos 18 personas murieron el fin de semana, mientras facciones luchaban por el control de las rutas del narcotráfico en el suroeste de Colombia. El incidente marca la lucha más mortífera entre grupos armados ilegales desde que el presidente izquierdista colombiano Gustavo Petro asumió el cargo en agosto.

La oficina del defensor del pueblo del gobierno señaló que la violencia ocurrió el 19 de noviembre en Puerto Guzmán, a unos 60 kilómetros de la frontera sur del país con Ecuador. El evento, causó el fallecimiento de 18 personas, según el informe oficial.

El lunes, el ministro de defensa de Colombia, Iván Velásquez, indicó que lugareños «recogieron los 18 cadáveres y los trasladaron al cementerio» a raíz de la violencia. Agregó que, si bien las familias se encuentran desplazadas, ningún civil local parece haber sido asesinado.

Los 18 fallecidos en los combates, involucraron a disidentes rebeldes que rechazaron un acuerdo de paz de 2016 entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC y el gobierno. Una banda criminal que se hace llamar «Comandos de la Frontera» o «Comandos Fronterizos».

18 combatientes asesinados en previa de paz en Colombia.
En la tarde del día de hoy, los rebeldes del ELN y el gobierno se sentarán a reanudar las conversaciones pautadas, para lograr condiciones para un desarme acelerado y en paz.

Los 18 rebeldes fallecidos, no eran parte de los lugareños o miembros del ejército

Este último está compuesto por combatientes que solían estar con las FARC y remanentes de un grupo paramilitar de derecha activo en el tráfico de cocaína a Ecuador y Brasil. Los dos grupos luchan por el control de las rutas de contrabando en la zona fronteriza del Putumayo durante al menos tres años.

Petro prometió llevar la «paz total» a Colombia después de casi seis décadas de conflicto armado que dejó unos 450 mil muertos solo entre 1985 y 2018.

En agosto, el gobierno de Petro informó que suspendería los bombardeos aéreos contra grupos armados. En un esfuerzo por minimizar las bajas entre los civiles y los niños que fueron reclutados por la fuerza en las organizaciones.

Velásquez, el ministro de defensa, explicó en ese momento, que la medida señalaba la voluntad del gobierno de entablar posibles conversaciones con grupos armados.

Los negociadores del gobierno de Petro reanudarán las conversaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional, ELN, tan pronto como hoy. El grupo armado más grande del país, tiene supuestos vínculos con el tráfico transfronterizo de drogas entre otras actividades.

Se estima que 2 mil 400 disidentes de las FARC, rechazaron el acuerdo de paz de 2016. Fuentes de seguridad exponen que formaron grupos armados involucrados en el tráfico de drogas y la minería ilegal.

Desde el acuerdo de paz de 2016, Colombia vio un aumento de la violencia a medida que los disidentes de las FARC y otros grupos rebeldes luchan por el control del territorio. Especialmente en áreas fronterizas, que se encontraban fuera del control del estado.

Fuente
RTVEBBCReuters

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: