ColombiaInternacionalesPolítica

Rodolfo Hernández sorprende al entrar al balotaje en Colombia

Los asesores ya saben la fórmula para crear al perfecto ‘outsider’: redes sociales, verbos incendiarios, polémicos videos, antipolítica y unas buenas dosis de mano dura. El aspirante Rodolfo Hernández siguió la receta y logró colarse para la segunda vuelta presidencial en Colombia, destronando al candidato del uribismo, Federico ‘Fico’ Gutiérrez, y poniendo en apuros al izquierdista Gustavo Petro, el favorito de las encuestas.

Pero lo cierto es que aunque su campaña se haya enfocado en mostrarlo como un aspirante ajeno al sistema, Hernández no surgió por generación espontánea. El político de 77 años contó en su momento con apoyos clave como el del expresidente Álvaro Uribe Vélez para su ascenso como alcalde de Bucaramanga: «Él me ayudó a mí», confesó durante su campaña a ese puesto.

Además, el ahora candidato presidencial por la Liga de Gobernantes Anticorrupción tiene un expediente que pone en duda el nombre de su movimiento, ya que habría usado buena parte de su influencia para favorecer sus propios negocios y a su entorno. Esa es la razón por la que Rodolfo Hernández tiene unas 30 causas abiertas por tráfico de influencias y presunta corrupción, una de las cuales tendría que enfrentar el 21 de junio, dos días después de enfrentarse a Petro en el balotaje.

‘El ingeniero’

«¿Quién me volvió rico? Los pobres», llegó a decir el candidato en una entrevista, en alusión al resultado de uno de los planes que ideó para vender unas casas edificadas por su constructora. El empresario, que ahora está a un paso de la Casa de Nariño, decidió ofrecer esas viviendas como si fuesen de «interés social», mediante un programa de 100 cuotas sin intermediación bancaria.

Por esta clase de negocios, Hernández –también conocido como «el ingeniero»– logró amasar una fortuna de 100 millones de dólares, que ahora usa para justificar su promesa de probidad en el manejo del erario público: «Yo no necesito plata porque esa ya la trabajé», se le escucha decir en una de las piezas de su campaña en redes sociales.

Su plan de Gobierno, tan escueto como contradictorio, es una mezcla de posturas conservadoras y políticas de corte populista, pero en general apunta a una agenda neoliberal que propone eliminar impuestos, modernizar equipos militares, incentivar la «creación de emprendimientos digitales», apostar al fracking y rebajar el IVA al 10 %.

Lo más llamativo es que el candidato, que votó «no» en el plebiscito por la paz en Colombia en 2016, ahora asegura que logrará su implementación y recurrirá al instrumento de ‘otrosí’ que incluya a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) para evitar una nueva negociación.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: